Un directivo de New Balance declaró su apoyo a Trump y estallaron...

Un directivo de New Balance declaró su apoyo a Trump y estallaron las redes sociales

408
0
Compartir

La marca estadounidense productora de calzado y ropa deportiva New Balance está en el ojo del huracán en Estados Unidos, al dar un excelente ejemplo de los riesgos de mezclar política y negocios. Y también la capacidad que tienen los consumidores de marcarle la agenda a una empresa, a través de las redes sociales. Estas son un fenómeno que todavía no tiene definidos sus límites y que sorprende cada día.

maxresdefaultEl punto de partida fue una frase de Matt LeBretton, vicepresidente de relaciones públicas del grupo de Boston, pronunciada en una entrevista con el influyente periódico Wall Street Journa. El directivo aseguró que “el gobierno de Obama no nos ha querido escuchar y, sinceramente, creemos que con el nuevo Presidente de Trump las cosas van a ir en la dirección correcta”.

Inmediatamente la periodista del Wall Street Journal Sara Germano publicó en su cuenta de Twitter esta cita, sin aclaración alguna. En un entorno de alta tensión en los Estados Unidos desde la elección del multimillonario, estas palabras encendieron las redes sociales. Desde el pasado 10 de noviembre, varios internautas indignados han publicado fotografías de sus zapatos NB en la basura, algunos incluso han llegado a quemarlos y han publicado los vídeos en redes.

La frase fuera de contexto sugiere que la marca apoya a Trump, pero en realidad el directivo hacía referencia a las posiciones de Obama y Trump frente al cuestionado tratado de libre comercio transpacífico y transatlántico (TPP), al cual New Balance se ha opuesto en repetidas ocasiones.

Esta posición le permitía oponerse a Nike y reforzar su posición de seguir produciendo calzado en los Estados Unidos. Según el grupo, su producción local alcanza los cuatro millones de pares, lo que representa alrededor de una cuarta parte de su producción total.

Claro está que esta ambigua afirmación del vicepresidente no pudo llegar en peor momento. Los comentarios negativos y algunas imágenes y videos fueron retransmitidos por la mayoría de los medios de comunicación estadounidenses. Algunos competidores han incluso sacado provecho del debate: a raíz de un artículo publicado por Sole Collector, el community manager estadounidense de Reebok Classics contactó a los usuarios que publicaron fotos de su calzado NB para proponerles un cambio de marca.

New Balance tuvo que responder rápidamente para minimizar la polémica con un comunicado aclarando sus declaraciones y afirmó que “desde 1906, hemos trazado nuestro propio camino y nos hemos involucrado con pasión en la fabricación en nuestras cinco fábricas de Nueva Inglaterra, en un momento en que nadie más lo estaba haciendo”.

Esta diplomática declaración perdió todo efecto el pasado 12 de noviembre, cuando un diario de Boston informó que el sitio Daily Stormer, considerado como un sitio de tendencia neonazi, publicó que “New Balance se ha convertido en la marca oficial de los blancos” e instó a sus lectores a comprar sus zapatos.

Después de esto, New Balance publicó un nuevo comunicado en todas sus redes sociales, en el que tuvo que aclarar que “New Balance tiene una organización y una cultura impulsados por los valores de humanidad, integridad, comunidad y respeto mutuo por las personas del mundo entero”. La marca también reafirmó que defiende la producción estadounidense.

Habrá que esperar algunos meses para conocer el impacto real sobre la actividad de la marca, aunque probablemente éste no será informada en profundidad. Sin embargo, el vicepresidente de New Balance pagará el precio por no haber respetado una de las reglas básicas de la comunicación: hacer público un mensaje inapropiado para la audiencia o en un momento inoportuno.

Al hablar sobre un tema político en el Wall Street Journal, Matt LeBretton no consideró que con el rol predominante de las redes sociales incluso la más leve frase puede resonar rápidamente con un público mucho más amplio. Además no supo medir la tensión política tras la elección de Donald Trump.

Esta es una gran enseñanza para todas las empresas en países que pasan por periodos de elecciones presidenciales y parlamentarias.
———————————————
Fashion Network / CueroAmérica

No hay comentarios