La 6ta. Edición del Foro Internacional de Cámaras de Calzado de America Latina sesionó en Buenos Aires y de los conceptos más importantes escuchados en su transcurso estuvieron referidos la necesidad de que las industrias del calzado de la región trabajen en forma articulada. Se reclamó que los gobiernos de cada país atiendan la necesidad de preservar las empresas y sus puestos de trabajo de la importación masiva a precios de excesivamente bajos y de actividades ilegales. Asimismo se instó a que los latinoamericanos aprovechen ampliamente y soberanamente la potencialidad de su mercado.

Los días 25 y 26 de agosto pasado se realizó en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, la 6ta. Edición del Foro Internacional de Cámaras de Calzado de America Latina. Intervinieron en el debate los directivos de las asociaciones empresarias de calzado de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú, Uruguay y Venezuela, y estuvo invitada la federación española. Asimismo participaron altos funcionarios de Argentina y las Naciones Unidas.

 

En los diversos paneles que se fuero sucediendo en el día y medio de sesiones, se escucharon los diversos informes de las cámaras y asociaciones empresarias presentes, de funcionarios o expertos argentinos, la presentación de una propuesta para la región por parte del director de ONUDI, Sergio Miranda-da-Cruz y la conferencia de cierre a cargo de la ministra de Industria de la Argentina, Lic. Débora Giorgi.

En la apretura del evento, Alberto Sellaro, Presidente de la Cámara de la Industria del Calzado de Argentina dio la bienvenida a alas delegaciones de las entidades hermanas y señaló la satisfacción de ser nuevamente anfitriones de este evento, cuya primera edición tuvo lugar también en Buenos Aires.

Hablando de la industria argentina, el dirigente recordó la historia de los años 90 en que debido a las medidas de política económica aplicada el sector perdieron más de mil fábricas. En ese sentido destacó las medidas proindustriales que el país tomó desde el 2003, que permitieron recuperar la industria y comenzar a crecer.

Sellaro explicó que actualmente el sector emplea en forma directa e indirecta a más de 75 mil empleados y que desde el año 2001 al 2010, la producción argentina creció un 191%. Asimismo sostuvo que el sector espera terminar el año con una producción de 115 millones de pares.

El directivo argentino aseguró que “las medidas antidumping aplicadas por el gobierno argentino han sido muy importantes porque nos permitieron que 4 ó 5 millones de pares que se importaban ahora se produzcan en la Argentina”, y que importantes empresas extranjeras hoy producen en el país. Aseguró que su entidad tiene objetivos actuales “sostener y potenciar el crecimiento de la industria y eliminar la competencia desleal interna y externa”.

 

En la primera jornada del Foro los directivos de Ecuador, Venezuela, Colombia y Chile generaron un interesante intercambio, informando sobre la problemática y experiencias de cada país.

 

La Dra. Lilia Villavicencio, presidenta de la Cámara de Calzado Tungurahua de Ecuador (CALTU), afirmó que hace tres años “éramos un sector que estaba a punto de desaparecer por el ingreso de calzado asiático” y precisó que “de 3.000 productores que había en 2002, en el 2008 quedamos 600.” En este sentido señaló que las medidas antidumping impulsadas por el Gobierno de Rafael Correa permitió que “la producción nacional de calzado tuviera una mejoría importante ya que desde 2009 creció y se multiplicó”. Indicó que en 2008 la producción ecuatoriana era de 15 millones de pares y que para este 2011 se espera un total de 29 millones”.

Por su parte Dra. Doris Rodríguez, Directora Ejecutiva de la Cámara Venezolana del Calzado y Componentes (CAVECAL) narró que en su país la industria esta en una grave situación, “está sufriendo un retroceso grandísimo”. La ejecutiva puntualizó que “hoy en día no tenemos medidas de control y por eso hay un incremento grande en las importaciones. La industria se redujo en el 2010 un 12,2 por ciento con relación al año anterior”, indicó y advirtió que “de los 80 millones de pares que se consumen, el 90 por ciento son de origen importado”.

El titular de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (ACICAM), Dr. Luis Gustavo Flórez, advirtió que en su país “las importaciones crecieron en el primer semestre un 61% y la producción nacional sólo abastece el 50 % de los cerca de 95 millones de pares anuales”. Opinó que las importaciones cubran el 50 por ciento del consumo interno “es desproporcionado y muy preocupante”.

Flórez aseguró que “en la región tenemos un gran trabajo que hacer” para mejorar la productividad y evitar el ingreso masivo de productos. sostuvo que “hay que sentarse en el UNASUR y ver las políticas que se pueden adoptar para neutralizar aspectos que afectan también a otros países de la región como las importaciones”.

Félix Halcartegaray, presidente de la Federación de Cámaras del Calzado de Chile (FEDECCAL), consideró que la economía de su país “es la más abierta del mundo y por eso desde hace 40 años no se toman medidas de protección”. “El desarrollo tecnológico nos ha permitido sobrevivir, ya que se importan 80 millones de pares de China”. Si embargo, advirtió que “estamos viendo que se está produciendo un punto de inflexión en China”, y puntualizó que actualmente el calzado chileno esta “creciendo entre un 15 y 20 por ciento en la producción, es decir pasaremos de 10 a 12 millones de pares de calzados” debido al aumento de los costos en el gigante asiático. Finalmente el empresario destacó que “nos tenemos que integrar mejor y trabajar lo más junto posible” para afrontar importaciones a bajo precio.

En otro bloque del Foro intervinieron representantes de las asociaciones de Brasil México, Uruguay y Perú.

Heitor Klein, Director Ejecutivo de ABILCALCADOS de Brasil, señaló que su país sufre un tipo de cambio que le resta competitividad a nivel internacional, pero valoró que el gobierno actualmente aplica leyes restrictivas a las importaciones. “Desde 2008 hemos perdido el 30 por ciento por este tema, aunque seguimos exportando, esto debemos cambiarlo de forma urgente”, apuntó.

Klein describió que Brasil también sufre de un importante flujo de importaciones de Asia . Explicó que desde 2005 existe una ley anti dumping contra China, pero aparecieron productos de Vietman, Hong Kong y otros países donde se sabe que no hay fábricas instaladas. “Sin embargo el crecimiento del mercado interno nos hace recuperar la producción y nos equilibra, pero debemos controlar más estas importaciones desleales”.

Por su parte, el vicepresidente de CICEG de México Ing.Ysmael López, definió que el sector del calzado mexicano esta muy “desprotegido” por el gobierno, que no tiene leyes firmes contra el alto nivel de importaciones. México es el segundo productor de calzado de latinoamericana con un crecimiento en 2010 del 8%, y de 24 por ciento de las exportaciones. Sin embargo, a la vez sufre el aumento del 30% en las importaciones, que pone en jaque las fuentes de trabajo en ese país.

Por otra parte, López describió como “malandrines” a muchos personajes que importan productos con valores irrisorios. “Hay un universo de 700 importadores y solo se benefician 20 o 30, quienes son los tienen la mayor parte de la torta de este negocio poco claro”.

Daniel Tournier, secretario Ejecutivo de la CIC de Uruguay dijo que en su país hay un “equilibrio” entre exportaciones e importaciones en un mercado que es pequeño. “A pesar de todo el empresario del calzado de Uruguay con tres millones de habitantes son verdaderos gladiadores que no bajan los brazos”. De todas formas, Tournier aclaró las importaciones de calzado en superan los niveles de consumo de la población

Jorge Pescheira de la Sociedad Nacional de Industria de Perú narró que en su país se viene de una década similar los noventa con un alto nivel de importaciones, que ataca el mercado de interno y la producción. “En el sector calzado desde 2010 hay una duplicación de las importaciones donde ingresaron 35 millones de pares, lo que significa un 40% del consumo local.” En esa línea, agregó: “el proyecto para este año es peor, se calcula que entraran 50 millones de pares y eso pone en jaque nuestra propia producción”. Pescheira se quejó que Perú no existe una ley anti dumping y ejemplificó la situación comentando el ingreso de sandalias al precio irrisorio tres centavos de dólar por par.

Aportaron opiniones y experiencias en diversos bloques del Foro, el Secretario de Industria de Argentina, Eduardo Bianchi, los presidente de cámaras colegas de Argentina como Eduardo Widler y Daniel Argentino (curtidores) junto a Francisco Pugliese (Proveedores). El presidente de la Unión Industrial Argentina, José Ignacio de Mendiguren, el ex ministro de Economía Miguel Peirano, el titular del sindicato de operarios del calzado, Agustín Amicone, el Ministro de la producción de la provincia de Buenos Aires, Martín Ferré, el Subsecretario de Comercio Internacional de la Cancillería, Ariel Schale, el presidente de la Confederación Económica, Marcelo Fernández y el presidente de Pro Argentina, Raúl Zylbersztein.

En el comienzo del cierre Patricia Piñeiro, directora General de la Federación de la Industria del Calzado de España, FICE, aportó la experiencia de su país. Sergio Miranda-da-Cruz, director de ONUDI, habló de la industria global y de los desafíos de la actualidad. Asimismo, presentó un plan para el desarrollo de la industria en América Latina, que se busca aplicar en 13 países de la región.

El final estuvo a cargo de la ministra de Industria de la Argentina, Lic. Débora Giorgi, quien pronunció una brillante conferencia en la que analizó la potencialidad de la industria del calzado de la región.

Giorgi destacó que “la producción del calzado en América Latina del 2002 al 2010 creció el 52 %” y consideró que la región es “un mercado apetecible” para el resto del mundo. La ministra argentina pidió a los empresarios de la región “no discutir entre nosotros” y agregó que “debemos buscar complementariedad en la producción y a partir de esa expansión incorporar tecnologías y eso no se obtiene peleándonos entre hermanos, sino con una estrategia consensuada”.

Más adelante precisó que Brasil, México y Argentina concentran el 87 por ciento de la producción regional, aunque el principal vecino del Mercosur abarca el 61 por ciento de ese total. Sin embargo, indicó que “las exportaciones extrazona están cayendo y en la actual situación del mundo es difícil que eso se pueda revertir, y eso lo vamos a lograr si la integración productiva la entendemos entre nosotros”.